Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 48 invitados conectado

"El Ardor" calentó Buenos Aires.

Con dos funciones a sala llena “El Ardor” tuvo su premiere en Buenos Aires.

La obra, que hace dos años se presenta en el Teatro Auditorium de Mar Del Plata, llegó por primera vez a Buenos Aires al Teatro 25 de Mayo como parte del FIBA, Festival Internacional de Buenos Aires.

“El Ardor” propone un viaje al interior del seno familiar de personajes que tienen mucho para decirse pero que prefieren avanzar en el día a día entre copas de alcohol, roces efímeros, dudas sexuales y la imperiosa necesidad del otro para afirmarse como seres individuales.

Marco (Luciano Cáceres) se pasa la vida sentado en un viejo sillón tomando alcohol y sufriendo el agobiante calor que por esos días el verano ha marcado como constante. Su hijo Manu (Santiago Margariños) lo admira, y mientras comienza a descubrirse como sujeto deseante, mantiene un constante conflicto con Rita (Juana Viale), su madre, quien también disfruta de las bebidas con su marido y reprime sus deseos sexuales con otros.

Cuando se anuncia la llegada de Antonio (Joaquín Berthold), primo lejano de Marco, en apariencia algo liberal y chanta, el esquema del grupo familiar implosiona, repercutiendo en cada uno de ellos para bien y para mal y exigiendo al espectador la atención para que en la multiplicidad de espacios se configure un agobiante relato sobre vínculos, deseos, pasiones y mucho más.

“El ardor” habla de cuerpos que buscan en el contacto con el otro, a veces el pegoteo, la posibilidad de enunciar libertades que se han ido perdiendo con el correr del tiempo. El sillón que aúna las acciones es el verdadero escenario en el cual las miserias, mentiras, palabras dolorosas y verdades calladas, configurarán el material para que la obra avance a paso firme y seguro.

Mientras Marco permanece sentado bebiendo, Rita, Manu y Antonio configurarán delante de él, y tras él, un juego de deseos y pulsiones que sólo con el irreversible final y algunas decisiones equivocadas terminarán por darle el cierre a un espectáculo original, distinto, fresco, como el agua que corre por el escenario limpiando culpas y líbidos.

Berthold y Margariños exponen sus cuerpos y componen sus personajes con solvencia, se animan a acrobacias y saltos, y además el primero agrega algunos momentos de humor con su estrechez mental, en la misma línea Cáceres mantiene su Marco en un registro ideal para que nada lo transforme, es el único personaje que sólo el final lo cambie drásticamente, y como director saca a Juana Viale de su zona de confort, ofreciéndole el rol de Rita desde una libertad única, transformadora y diferente, en una interpretaciones con matices y verdad.

“El Ardor” es una propuesta que con audacia reversiona el costumbrismo criollo, pone en evidencia la astucia de Luciano Cáceres como director, quien con Agustín Garbelotto, supieron aprovechar el espacio de la narración para incorporar ciertos elementos y tecnología que formarán parte de la historia, y otros que servirán como zoom para acciones y reiteraciones (cámara/pantalla) y se presenta como una original mirada en tiempos de cambio de paradigma y deconstrucción patriarcal.

“El Ardor”, de Alfredo Staffolani, cuenta con la dirección de Luciano Cáceres, actuación del propio Cáceres y un elenco integrado por Juana Viale, Joaquín Berthold y Santiago Margariños. Se presenta los días martes y miércoles a las 21.30 en el Teatro Auditorium de Mar Del Plata.

Durante la temporada teatral veraniega de 2018 el papel de Rita fue interpretado por Valentina Bassi.