Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 34 invitados conectado

Visitas: Margaret Atwood en Argentina.

La novelista, poeta y ensayista canadiense, autora de “El cuento de la criada” y “Alias Grace”, libros que inspiraron a dos de las series más populares del momento, dio una charla en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno junto a su director Alberto Manguel.

Es la primera vez que la escritora visita el país, y lo hace en medio del reconocimiento y popularidad que su obra ha recobrado a partir de la divulgación televisiva de las series “The Handmaid’s Tale” y “Alias Grace”.

Durante el encuentro, recorrió su infancia, con los recuerdos sobre sus primeros cuentos (sobre una hormiga, a los siete años) o su primera obra teatral (según ella un fracaso, a pesar que la interpretó con títeres y puso todo el esmero), los comics (con su hermano se dividían los crayones para colorearlos) y la pasión por la lectura.

“No había una biblioteca cerca de casa ,pero si había libros, muchos, y nuestra madre nos los leía siempre” afirmó sobre sus primeros acercamientos a la literatura, “leíamos a los hermanos Grimm originales, antes que Disney los cambiara, eran historias muy oscuras” asegura sobre su acercamiento a la lectura.

Ante la pregunta de Mengel sobre cuándo supo que era escritora, no pudo precisar una fecha exacta, pero sí que más allá de los primeros cuentos, todo fue hecho a pulmón, “en Canadá había cinco revistas, manejadas por dos o tres editoriales, que no querían publicar nada, así que con un mimeógrafo hice 200 copias impresas de mis relatos y los vendía en librerías a cincuenta centavos”, respondió.

Recién en 1969 publicó por primera vez poesía en una editorial de “verdad” y a partir de allí nunca paró. “Mi primera novela se editó por culpa, porque la mujer que la tenía que leer se la olvidó por casi dos años debajo de una pila”, dijo entre risas.

Cuando se le preguntó sobre el porqué del encasillamiento en el “feminismo” que hacen de su figura y narraciones aclaró “yo no soy feminista, este es un término paraguas, ante todo hablo de mujeres como personas, que no son ángeles”. “Si uno escribe sobre una mujer que abre la boca enseguida dicen que es feminista”, afirmó.

Muchas veces busca inspiración en La Biblia para sus cuentos (“por algo ha sido tan popular por tanto tiempo”), y se esmera para cumplir con metas diarias de escritura. El consejo para los que quieren comenzar “lean, lean, lean, escriban, escriban, escriban, lean de manera atenta, elijan y eduquen su gusto y estilo”.

Para Atwood la clave de un buen cuento o novela está en las primeras cinco páginas “si el que escribió no logra interesar al lector en la primera página está muerto, hay que engancharlo allí” y principalmente darle el material producido a gente “que no sea de la industria, a lectores reales que son los que dicen la verdad”, disparó.

Actualmente, además de trabajar en una nueva novela, que verá la luz el año que viene, colabora con un grupo de guionistas en la escritura de los guiones de la segunda temporada de “The Handmaid’s Tale”, una serie que ha pisado fuerte, con varias nominaciones y premios y que vaticina un mundo distópico no muy lejano al actual.

Atwood se presentará nuevamente el miércoles 13 a las 19 horas con el novelista canadiense Graeme Gibson, que además es su pareja, en la Biblioteca Nacional.