Get Adobe Flash player

#FIDBA 2018: la selección de la selección

#FIDBA Es un Festival Internacional, el primero con carácter competitivo dedicado al cine y las artes documentales en Buenos Aires, Argentina; un espacio donde el cine de lo real, películas con una misma vocación, dialogan entre ellas y abordan la diversidad de formas y haceres particulares, tomando como materia lo real. Desde esta premisa, el FIDBA se plantea como un encuentro anual en el cual se presentará una cuidada selección de nuevos realizadores, se revistarán filmes de autores destacados, y se recuperarán obras y cinematografías desconocidas para el público mayoritario.

La sexta edición del FIDBA tiene lugar del 10 al 16 de setiembre, y posee como sede exclusiva de sus competencias al Cine Cosmos UBA (Av. Corrientes 2046). El Centro Cultural San Martín será el espacio para proyecciones especiales y el FIDBA WIP (work in progress). El auditorio de la UMET (Sarmiento 2037), es el espacio elegido para la ceremonia de apertura, y las actividades de FIDBA Campus, el espacio formativo del festival cuyas actividades se anunciarán próximamente, se desarrollará en distintos espacios de UMET.

FIDBA es organizado por FUNDOC, Fundación de Altos Estudios en Cine Documental y 996 Films, y cuenta con el apoyo del INCAA, Ministerio de Cultura de la Nación, Grupo Octubre, Observatorio-Escuela de Cine Documental, Embajada de Chile, DIRAC (Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile), Cine.AR, Página/12, Sofá Digital, Lahaye Post, Gorkyfilms, Sonotambo, Cinetranslation, Wancamp Post, EDA, Cine Cosmos UBA, Centro Cultural San Martín, UMET.

En esta oportunidad, compartimos algunas de nuestras elegidas para este festival:

FOTO ESTUDIO LUISITA (Selección fuera de Competencia) Dirección: Sol Miraglia y Hugo Manso.

El mítico estudio ubicado en plena Avenida Corrientes a pasos de las marquesinas teatrales que fueron el epicentro de la noche porteña en las décadas del 60 al 80, alberga a Luisita, la menor de tres hermanas colombianas que ha recibido el legado y el don de su madre para la fotografía.

A pesar de su timidez, su cuerpito pequeño, su talento y su amplia sonrisa le abrieron camino entre las grandes luminarias de la época. Pasaron por su estudio figuras como Atahualpa Yupanqui, Pepito Marrone, Luis Sandrini, Mariano Mores, Libertad Lamarque, Susana Giménez, Moria Casán, la inolvidable Tita Merello y Amelita Vargas, su gran amiga.

Hace tres años que ha cerrado su estudio y hoy, lejos de su apogeo y plenitud profesional, la directora Sol Miraglia descubre junto con Luisita más de 25.000 negativos que jamás fueron vistos y decide dar a conocer la obra de esta fotógrafa tan infrecuente, en una muestra-homenaje en el Centro Cultural San Martin.

El documental está narrado con emotividad, con la emocionalidad a flor de piel y es imposible no encariñarse de la figura dulce y sonriente de Luisita. Sin embargo, queda la sensación de que Miraglia tenía en sus manos un material mucho más potente, absolutamente de antología, pero que sólo parece aprovechar parcialmente. Elige reflejar algunos pequeños momentos de la vida y de la obra de esta gran fotógrafa, la relación con sus hermanas, su alejamiento del medio debido a la nueva tecnología que arrasó con lo artesanal; sin perder la mirada sensible y emotiva sobre su personaje.

Pero no logra impactar y explotar al máximo el retrato de una época de oro y importante trayectoria, diluyéndose en detalles de su cotidiano que no le permiten ganar fuerza ni redondear una gran película.

MUJER NOMADE (Selección fuera de Competencia) Dirección: Martín Farina

Si hay alguna palabra, una sola palabra, que pueda definir a "MUJER NOMADE," el nuevo documental de Martín Farina, esa palabra es justamente AUDAZ. Farina se sumerge en la vida profesional y privada de Esther Diaz: doctora en filosofía, ensayista y epistemóloga, y llega a confesiones profundamente personales, ahondando en hechos tan contundentes como el vinculo con sus hijos, drogas, sobredosis, los cuerpos, el sexo, la muerte, las pérdidas, el deseo, el suicidio, el amor. 

La narración en primera persona de situaciones completamente límites, abordadas sin tapujos, claramente y absolutamente desnudas de cualquier prejuicio, hace que el material con el que Farina va trabajando su tercera película, crezca a medida que la figura de Esther Diaz va rompiendo barreras, con un completo desprejuicio y con una libertad única. Un hilo muy sutil divide, si es que en algún momento logra escindirse, el registro completamente documental de una docu-ficción, confundiendo ambos territorios y enriqueciendo aún más el material al coquetear permanentemente con ese límite difuso. 

Lo dicho en la voz de la propia protagonista -jugando generalmente como una voz fuera de campo que potencia las imágenes- va hilvanando las diferentes capas que se quieren ir descubriendo, hasta lograr una intimidad inusitada, atrevida, despojada, inteligente y carnal.  Audaz, una sola palabra que vuelve a resumirlo todo.

LOS FELICES (Selección Oficial/Competencia Internacional) Dirección: Sabrina Farji

La directora de “Eva & Lola” y “Cuando ella saltó” vuelve al registro documental, como lo había hecho en su último filme “Desmadre, fragmentos de una relación” para hablar, básicamente, de historias de resiliencia y adentrarse, de esta forma, en el universo de quienes se han sobrepuesto a un dolor fuera de lo común.

Para ello se nutre del protagónico de Victoria Grigera, humorista que se muestra como una especie de alter ego de la directora, es co-guionista del filme y se define desde la primera escena como hija de una víctima del terrorismo de estado (un padre desaparecido por la Dictadura) y de una víctima del terrorismo biológico (su madre falleció de un cáncer que se desencadenó en muy poco tiempo). Así, el documental se construye en tres capítulos completamente diferentes que justamente tienen como hilo conductor las historias de superación del trauma.

En un primer capítulo, vinculado con la enfermedad de su madre, Grigera/Farji se meten en el mundo de los médicos de cuidados paleativos: un universo donde hablar de la muerte y enfrentarla cara a cara, día a día, es de una completa naturalidad, como parte de su cotidiano. En un segundo capítulo, visita en una cárcel a un amigo suyo dedicado al teatro amateur e independiente. Desgranan anécdotas y se reencuentran con parte de su historia de vida y su vitalidad, aún viviendo entre rejas.

La tercera parte es claramente la más solida: volviendo a tomar como punto de partida su propia historia, y vinculado con la desaparición de su padre, Grigera/Farji abordan el tema de los nietos de desaparecidos mediante entrevistas, entre otros, con Ignacio Montoya de Carlotto y Juan Cabandié.

La idea de haber logrado redefinir su identidad a partir de que la verdad haya salido a la luz, conocer su propia historia y conectarse de una manera diferente con sus apropiadores, es sencillamente, lo más potente e interesante del planteo de Farji en estas historias de vida. Entre los tres bloques temáticos, Grigera combina estos temas con su propia historia, con sus experiencias personales y con fragmentos de sus espectáculos para mostrar su cristal especial con el que mira las cosas, su sentido del humor políticamente incorrecto, mordaz e inteligente.

En el resultado final, cuesta y mucho encontrar una cohesión, un espíritu de cuerpo sólido que evite que los tres bloques parezcan pequeños documentales aislados. Si bien cada uno de ellos tiene su punto de interés, la estructura general del documental se fractura por parecer armado “de a pedazos” y luego enhebrado mediante una delgada línea que suena, por momentos, forzada.

LA DESMEMORIADA (Selección Oficial/Competencia Latinoamericana) Dirección: Mauricio Álamo

El documental sigue los pasos de la actriz y comediante chilena Myriam Palacios desde su último rol cinematográfico en la película “Las Golondrinas” hasta sus últimos días, en los que la actriz fallece víctima del Alzheimer. Por lo tanto, el eje central de “LA DESMEMORIADA” serán los recuerdos, la memoria, la fragilidad de los hechos que marcaron nuestra historia y el avance de una enfermedad que conecta con el extravío, la pérdida y el olvido.

Al no conocer localmente la trayectoria de Palacios como actriz, o sus trabajos, se hace más costoso atravesar el documental, que en el caso en que la figura central de la historia fuese una actriz reconocida en nuestro medio o cuyos trabajos hubiésemos visto con anterioridad.

De todos modos, la contundencia y la simpleza –que juegan a la vez en la puesta y la idea del director- con que se construye su figura, nos permiten ir conectando poco a poco con este duro proceso para reflexionar, junto al ojo sagaz del director, sobre la fugacidad de los recuerdos, la violencia con la que arrasa la enfermedad y cómo la sumerge en el más profundo de los olvidos.

Con una agenda personal como su gran aliada donde muchas veces aparece anotada la palabra “NADA” y con Maria Paz Grandjean como una voz secundaria que sostiene a la de la propia Myriam, el director logra rodearse de otras de las compañeras de elenco, que sirven como testimonios narrativos de este proceso de lento deterioro de la protagonista de “LA DESMEMORIADA”.

Se le escucha decir en un fragmento del filme: “me ven nítida, luego borrosa y finalmente desaparezco”. Una triste visión de su propia realidad, de la que no puede escapar sin sumergirse en ese mundo onírico, donde lentamente se desgrana la imagen de Myriam… y desaparece.

Ultima actualización (Jueves 13 de Septiembre de 2018 14:59)