Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 46 invitados conectado

Entrevista: Guillermo Bergandi "Me gustaría que esta película pueda ayudar también a los padres a hablar del tema".

Guillermo Bergandi estrena su ópera prima “Reina de Corazones”.

La película trabaja sobre una cooperativa teatral de chicas trans que estimula el sentido de pertenencia, el fortalecimiento de vínculos y la gratificación de un objetivo económico final para impulsar otras metas aspiracionales. Hablamos con Bergandi para conocer más de la propuesta.

¿Cómo aparece la idea de hacer un documental sobre la cooperativa?

Conozco a una chica, hoy amiga, en un taller de Psicomagia. En un recreo me cuenta que trabajaba de asistente de dirección de la obra “La Casa de Bernarda Alba” realizada por mujeres trans. Me cuenta de la cooperativa y le digo que me gustaría ayudar, que lo unico que podía ofrecer era darles clases de teatro. A los dos días, les estaba dando clases de teatro.
Como profe de teatro realizábamos ejercicios más introspectivos y de improvisación. Ahí comenzamos todos y todas a abrir nuestros mundos. Pasaban los meses y nuestros vínculos se afianzaban más y más. Un día me “cae la ficha” y les consulto si querían hacer un documental porque creía que sus mundos tenían que ser conocidos. Y de mi parte les prometí q iba a dar todo para que ese documental fuera visto por la mayor cantidad de personas y que esas personas sientan lo que yo sentí al conocerlas: ejemplo y admiración. Pero ellas me tenían que prometer que iban a mostrar su corazón en esta película.

Siendo que las chicas tienen diferentes personalidades, ¿cómo trabajaste con cada una el proceso de entrevista y rodaje?

Si las citaba al otro día para hacer una entrevista a las 11 horas, por ejemplo: a cada una le hablaba de manera diferente. “Cuento con vos para mañana a las 11”, “Necesito que estés mañana a las 11”, “Nos vemos a las 10 y media mañana”, “Te llamo a las 10, te despierto, salís y nos encontramos a las 11s”, “¿Existiría la posibilidad de que nos juntemos mañana a las 11”. Es raro, pero me salía de manera natural, conocía bastante bien a cada una. Cuando era la entrevista, ponía la cámara, sonido y comenzaba a grabar sin que ellas lo supieran. Con cada una hablaba media hora de cosas que no tenían que ver con el documental con el objetivo de que se relajaran y se olvidaran de la cámara. Les hacía chistes malos como para que me los criticaran y eso nos acercara aún más. Algunas preguntas se las mechaba en medio de esa charla informal y pasado un tiempo, ahí arrancaba la entrevista pero ya se sentían mucho más relajadas, y no existía distancia entre las entrevistadas y yo.

¿Cuánto tiempo duró el rodaje (horas) y cuánto material quedó afuera?

El material en bruto fueron aproximadamente 10 horas de entrevistas entre todas… muy poco, casi una hora por chica. Tenía muy claro que quería saber de cada una. Después había horas de material de las obras de teatro que grababa, las marchas, festivales, etc. Pero en esos casos donde sí grababa mucho, llegaba a la noche a mi casa y cortaba el material que ya me había dado cuenta mientras grababa que iba a quedar. Me manejé muy intuitivamente con el montaje. No recuerdo ahora si algo quedó afuera, creo que no.

¿Alguna de las chicas te pidió que no mostraras/hablaras de algo en particular?

No. La consigna del documental era confiar. La confianza y el respeto fue el motor de este documental.

¿Qué sabías que ibas a contar en el relato y qué no?

Con cada una me junté previamente a la entrevista y les contaba qué temas quería hablar con cada una de ellas: el trabajo, la familia, el amor, los sueños, los obstáculos, las operaciones, la prostitución, las drogas. En el documental hay un relato coral, y luego cada una abre una puerta diferente.

En tiempos complicados como este, en donde las libertades están más complicadas, y más en cuestiones de género, ¿qué crees que aporta Reina de corazones?

Aporta visibilidad. Y si bien el documental muestra la problemática trans, la película para mí tiene que ver con la búsqueda de la identidad del ser humano, más allá del género.

¿Qué te gustaría que pase con la película?

La mayoría de las chicas cuentan que las primeras percepciones de sí mismas acerca de su identidad fueron a los 8 ó 9 años, lo cual me parece que podría ayudar a que una niña o niño de esa edad que quizás se está haciéndose las mismas preguntas pueda encontrar en ellas una identificación y les ayude a definir la propia. Es por esto que me encantaría que sea un material con el que puedan contar los chicos en la escuela. Por otro lado me gustaría que esta película pueda ayudar también a los padres a hablar del tema. A nivel personal me gustaría que este largometraje me dé el respaldo para hacer otras películas.

¿Expectativas con el estreno?

Disfrutarlo con cada una de las chicas recordando todo este camino recorrido y con las personas que estuvieron a nuestro lado. Que el público la disfrute y recomiende.

¿Estás con algún nuevo proyecto?

Sí. Tengo terminado un documental llamado “Juglares” que narra la experiencia de dos clowns de llevar su espectáculo teatral a niños y niñas pertenecientes a las comunidades Toba, Wichi, y Qom, en el Impenetrable chaqueño. Comunidades excluidas, invisibilizadas, pero como todo niños y niñas, expectantes de todo aquello que pueda generarles una sonrisa.