Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 42 invitados conectado

Entrevista: Lluís Homar “La actuación es una carrera de fondo, es un oficio, que requiere mucho trabajo”.

Invitado por 7 Temporada Alta, el festival internacional de teatro que se desarrolla en TIMBRe4, Lluís Homar llegó a la Argentina.

El célebre actor de producciones como “La mala educación”, “Los abrazos rotos”, “Gran Hotel”, “Bajo Sospecha” y muchas más, presentará en la muestra “Tierra Baja” clásico de la escena catalana y hablamos con él sobre el oficio, el cine, la televisión y mucho más.

¿Cuándo te diste cuenta que la actuación era lo tuyo?

Empecé a hacer teatro a los seis años, en la parroquia de barrio, y seguí, a los 14 años estaba convencido que iba a ser actor, pero era inimaginable como profesión. Seguí haciendo algunas cosas, en mi casa hablé de ir a la escuela de teatro, y me decían que no, y a los 19 años ya estaba inmerso en la escuela de teatro más importante de España, el teatro de Barcelona, y allí “Tierra Baja” me llevó a la compañía. La había hecho de más pequeño en el barrio, alguien me mencionó que la iba a montar en otro circuito, lo hice, con otro texto y desde ahí se forjó el “Teatro libre”.

¿Cómo es volver al texto de “Tierra Baja” y venir por ejemplo a aquí?

Es la obra más importante del teatro clásico español, es como nuestro trozo de Shakespeare, avalada por todo lo que se ha hecho con ella, desde óperas a puestas. Con ella pasé de estar bien con un personaje u obra a identificarme, me gustaba la idea de parecerme o tener algo de él, esa idea de Romeo que baja de la montaña y tiene algo de bestia, mis referentes son Manelick, Marlon Brando y Michael Jordan, animales en estado puro, que me emociona. Hice una versión en los noventa, que fue como un referente en Cataluña, y ahora se me ocurrió esto de hacer toda la obra, tal vez el personaje de Marta es el más rico. Hacerla no un ejercicio de virtuosismo, luego de 40 años de hacer tanto teatro, sino de desnudarme yo y ser más Lluis que actor.

¿Estuviste buscando alguna obra que te permitiera eso?

No, yo sentí que necesitaba transmitir elementos y se me reapareció, también  luego de ver a Nuria Espert en un unipersonal y sentir que vi a cuatro actrices, es como cuando cocinas, tomas algo de aquí y de allá, es como una declaración de intenciones, no es un punto de llegada sino un punto de partida, si bien hace cuatro años que la estrené, el sentido del teatro es ponerse al servicio de, uno es el canal que se abre y permites que se produzcan cosas, así que intenté jugar o mostrar un poco eso.

En tiempos en donde las libertades son cada vez más efímeras y escasas ¿Qué sentido crees que toma “Tierra Baja” en el contexto?

Aunque parezca utópico, uno puede estar encerrado y ser libre, depende de uno, las circunstancias y el contexto cambia para peor, a veces sientes que habría que tocar fondo y ese camino es una apuesta por la luz. En la obra se contraponen la tierra baja y la alta, pero el ser humano es luz y sombra y la sombra está cada vez más expandida, pero está en uno ver con qué te conectas, si con la tierra alta o la baja, todos dentro tenemos dos lobos, que siempre se están peleando, uno positivo, otro oscuro y torcido, y el nieto en la obra pregunta quién gana y el abuelo le dice depende a qué lobo alimentas. Es un pequeño granito de arena que quiero compartir.

Repasando tu carrera has desarrollado la misma en diferentes soportes, ¿qué te ha ofrecido cada uno de ellos?

Dos cosas, la cámara tiene algo de macro, de magnificar lo pequeño, que en el teatro se hace con otros mecanismos, acá puede ingresar en otros espacios que en el escenario no se ven, y por otro lado la capacidad de llegar a mucha gente. La televisión es una herramienta increíble, me formé en teatros pequeños, que por ejemplo fueron vistas por 25 mil personas si fue un éxito, en televisión he hecho cosas que las han visto siete millones por capitulo,  hay algo de la escala que impresiona. Cine y televisión se acercan cada vez más, y esa parte me gusta.¿Qué no me gusta? Los tiempos de la televisión, un rato está bien la rapidez, pero necesitas hacerte amigo de eso. Por eso ahora he parado un poco, y regresé al teatro, con mis tiempos, que me ha venido muy bien. He tenido la suerte de jugar en todos los soportes, mi casa es el teatro y ahora quiero salir de viaje a otros rumbos de nuevo.

¿Asumís alguna responsabilidad al elegir los personajes?

Elijo menos, porque dependo de qué quiere contar y qué parte el otro. Tenía ahora la necesidad de hacer un camino hacia mí, he vuelto a hacer cosas clásicas, este espectáculo, me he lanzado a un espacio de pedagogía, de compartir con otras personas.

¿Qué pasa cuando entendés que en un proyecto algo no funciona? ¿Hablás con el encargado? ¿Te mantenés en tu rol?

Soy una persona que me gusta trabajar desde un lugar más abierto, me entiendo muy bien con los directores, e incluso cuando las cosas no han ido bien, soy muy positivo.

¿Sos muy crítico de tu trabajo?

Sí, mucho.

¿Ves tus trabajos?

He pasado por distintas etapas, ahora no me veo, o lo veo en el momento o luego me cuesta mucho, en rodaje ves algunas cosas, lo veía antes justo al haber acabado. Ahora no me veo, alguien decía si está bien, para qué mirarlo, y si está mal, para qué. Veía cuando terminaba algo, o en el rodaje. Me gusta quedarme con las sensaciones del trabajo.

Has trabajado con alguno de los mejores realizadores de España, ¿tenes algún proyecto preferido?

“La mala educación” me gusta mucho, por lo que es la película, por mi participación, por el guion, aun no siendo una película redonda, es para mí la mejor película de Almodóvar, colaboré en “Bosque de sombras” una película con Gary Oldman que se hizo en España, vino un verano, tuve escenas con él y lo que se produjo y conocerle fue muy bueno. Tengo el recuerdo con Emilio Aragón con “Pájaros de Papel”, también a Paul Freixas, que he hecho algunas cosas, el Papa Borgia, que hice con Antonio Hernández.

Las series españolas viven un boom, participaste de “Bajo Sospecha” que fue un hito, ¿cómo ves el momento? ¿Sentís que se está produciendo por producir sin pensar?

Tomé distancia, porque me aturdía el ritmo diario, para mí excesivo, depende. Es difícil encontrar el equilibrio y a veces la cantidad se come la calidad, hay que estar atentos, porque es maravillosa la oportunidad de cara a la industria española, los niveles de audiencia se trascienden, y tener eso a mano, que es lo que han hecho los americanos, es fabuloso. Hay cosas que van al resultado inmediato, y otras cosas que se convierten de culto. Vale la pena.

Fuiste forjando tu carrera con esfuerzo y pasión, pero hay una generación que cree que en la fugacidad está la clave ¿qué consejo le darías a alguien que recién empieza?

Que esto es una carrera de fondo, es un oficio, que requiere mucho trabajo y que el mundo, muchas veces, puede ir a la contra de lo que realmente vale la pena, ser genuinos en un mundo tan homogeneizado. A mí lo que me ha hecho crecer es trabajar con grandes directores, actores, pero en el fondo uno es por quien está alrededor de uno, no hay otra vida, la vida es lo que uno es, y hay que estar atentos para no tomar atajos, el camino es largo y hay que recorrerlo, y aun las caídas son oportunidades para seguir creciendo.

¿Qué pasa cuando no suena el teléfono?

No hay que desesperar, confiar, y yo creo que las cosas pasan por algo, tengo un hijo que viene de pasar un cáncer, que por suerte lo ha superado, y el antes, durante y después decía “todo pasa por algo”, a veces no tiene que ver con los demás, tiene que ver con uno para que puedas reveer situaciones. ¿Quién dijo que la vida es fácil? Cuesta, pero no hay que dejar de creer y escoger el camino largo.

¿Cómo sigue el año de trabajo?

Es un año de incertidumbre, buscada, asociada al teatro, estoy esperando que lleguen cosas, pero resolviendo cosas, mías, de mi familia, no huir, encarando cosas. Al final de año haré un monólogo de un proyecto europeo que se hará en varios idiomas, y hasta ese momento tengo un espacio y meses abierto a lo que pueda pasar. Hay una parte mía inquieta, inconformista, que se mueve, es un momento de transición, hay cosas ahí, pero sin resolver.

Más info sobre la muestra en https://www.timbre4.com/