Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 103 invitados conectado

Entrevista: Alessia Chiesa "Me gusta mucho hacerme muchas preguntas".

Alessia Chiesa estrena su ópera prima "El día que resistía".

La propuesta indaga sobre el universo infantil y las pérdidas, construyendo un apasionante relato sobre la vida y la muerte, las pulsiones humanas, y los deseos postergados. Hablamos con la realizadora para conocer más de la película y su realización.

Dicen que no hay que trabajar con niños y animales, y vos en tu ópera prima lo haces con ambos ¿cómo fue la experiencia?

La experiencia fue hermosa y relativamente fácil en comparación a los miedos que se genera alrededor de eso. Siento que fue la apuesta, no lo tomé cono dificultad, de hecho se me generaba menos miedo que trabajar con adultos, esa es la clave, cuando se armó la base de cómo iba a hacer esto y la preparación todo fue más fácil.

¿El casting fue muy largo?

No, en principio pensé que iba a hacerla con hijos de conocidos y amigos, pero esa puerta se cerró, entonces trabajé con Cora Elía, que es la coach de los chicos. Nos juntamos, le dije la idea que tenía, cómo quería experimentar, cómo serían las actuaciones, la línea narrativa, etc. Armamos una cocina interna con ella, unos talleres con chicos, y también sentimos que eso iba a ser muy largo, entonces lanzamos un llamado a casting, con dos días de talleres, y ahí aparecieron.

¿Qué viste en cada uno de ellos?

Más allá de lo que veía en cada uno, buscaba una dinámica, los chicos tienen eso, que se ponen a jugar y se enganchan o no y pegan onda. Buscaba tres chicos que podíamos creer que potencialmente fueran hermanos. No son parecidos si te fijas bien, pero parecen hermanos.

¿Cómo realizadora te gusta darle al espectador más preguntas que repuestas?

Me di cuenta que me gusta mucho hacerme muchas preguntas, no sé si doy respuestas, sino doy una experiencia que tengo de las cosas, ahí es la autenticidad de lo que uno cuenta, y lo cuento desde lo que me pasa a mí, una percepción del mundo, que tiene que ver mucho de lo sensorial, he trabajado mucho desde mis recuerdos.

Hay una idea importante que es la del tiempo presente en la película…

Sí.

¿El guion te llevó mucho tiempo de escritura?

Yo no conocía una metodología y mi experiencia fue medio kamikaze. Empecé a escribir ideas e imágenes de lo que quería contar, no tenía la historia, las escribí y luego las hilvané, pero sin contar mi historia, que no lo es, entonces apareció la idea de duelo en la infancia, es más una experiencia infantil, quería acceder a eso casi desde un lugar documental.

Es una infancia distinta, con orden y jerarquías…

Las jerarquías vienen de mis recuerdos, no quise personalizarla tanto para que haya estructuras de identificación con ellos. Quería acceder al mundo infantil y ver cómo los niños a través del juego y la fantasía atraviesan situaciones. Mi conexión con ese momento no quería que apareciera, si desde lo perceptual, de recordar colores, lugares, por eso el guion mismo era complicado que dé respuestas.

De tu experiencia en el cine ¿cómo te percibís en él como mujer?

No vivo el feminismo como postura, ser mujer es lo que uno es y tiene tanto valor como ser hombre, uno tiene que llevar adelante su profesión siendo lo que uno es, y cada mujer tiene que ser lo que ella siente, soy feminista, pero no soy feminista en el cine, no lo veo así.

En algún momento del rodaje sentiste algo que te hiciera ruido?

No, para nada, soy mujer y dirigí desde mi lugar femenino. En el equipo todo fue muy democrático, todo se dio naturalmente.

¿Cómo fue la experiencia de Berlín y cuáles son tus expectativas ante el estreno?

Berlin fue espectacular, un recibimiento hermoso, a salas llenas, con cuatro proyecciones, con niños y adultos en particular, y mucha curiosidad. No sé cómo la recibirán acá, mi primera experiencia en Argentina fue en Mar Del Plata, no todos la reciben igual, estoy con ganas de ver cómo la reciben, lo importante es acompañarla.