Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 26 invitados conectado

Entrevista: Ezequiel Inzaghi "Cuando se naturaliza la corrupción es lo peor".

La segunda película de Ezequiel Inzaghi, “El jardín de la clase media” se propone como una reflexión sobre la política y la corrupción.

Protagonizada por un gran elenco, en el que destacan Luciano Cáceres, Leonor Manso, Enrique Liporace y Eugenia Tobal, hablamos con el realizador para conocer más detalles de la propuesta.

¿Cómo te llega la oportunidad de adaptar la novela?

Me llega hace muchos años, muy poco tiempo después de terminar la carrera de cine en la Escuela de Eliseo Subiela, soy amigo de Enrique Liporace, lo dirigí en varios cortos, y me acercó el material, y quise hacerlo. Me junté con Julio, le dije mi visión de la novela para adaptarla al lenguaje cinematográfico, había mucho flashback, quería centrarme en la política, hubo varias versiones del guion, pasó mucho tiempo, de hecho el primer guion data de antes de “La Cola”, hubo que cambiar cuestiones de época, modificaciones con más presencia.

¿Fue difícil manejar las diferentes energías del elenco?

No, es todo muy fácil, traté de tener con cada uno una reunión de trabajo, nos ponemos en una misma línea para trabajar y ensayamos. Te sirven para sacar concepciones previas sobre puestas de cámaras y nuevas ideas. Tenía que tener un nivel de actores buenos, porque hay muchas luchas de poder entre los personajes y eso tenía que estar equilibrado. Enrique fue una de las primeras opciones, pero no podía ser menos que Leonor Manso. Quise tener el mejor elenco posible, contar con los actores que soñaba, no hay gran presupuesto, pero aceptaron al leer el guion, la historia y los personajes. Leonor, por ejemplo, se enamoró del personaje. Armamos un plan de rodaje flexible para que todos estuvieran. Hubo mucha buena onda y voluntad. Es una película que no concebía hacerla sin un elenco así.

¿Qué otras cosas sabías que no ibas a hacer en la película?

No quería referencias concretas, ni que se centrara en algo coyuntural, quería hablar de la corrupción como algo sistémico, ese era mi objetivo. Sé que muchos la ataran a cuestiones y personajes, que incluso muchos la atarán a la grieta, pero la corrupción no es Argentina nada más, hay pobreza y problemas de política y corrupción, pero es algo sistémico más profundo y quería centrarme en eso. Hay una pregunta sobre si el límite es la corrupción o la ley, cuando se naturaliza la corrupción es lo peor, de hecho los personajes se manejan así con impunidad.

¿Por qué la gente  tiene que ver la película?

Porque es entretenida, con personajes claves, algo que traía la novela, pero que acá se potencian, ojalá algunos sean inolvidables y se citen, porque están encarnados por actores maravillosos, el nivel actoral, el entretenimiento y la reflexión sobre la corrupción como hecho sistémico, algo fuerte, con personajes bien construidos y actuados que luego invitarán a una reflexión.