Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 90 invitados conectado

Entrevista: Nicolás Valentini "La idea es que se visibilice la lucha de las madres en el mundo y la problemática kurda".

Nicolás Valentini, junto a Alejandro Haddad, dirige "Pañuelos para la historia".

La película atraviesa la lucha de las madres en Argentina y Turquía por esclarecer el paradero de sus hijos. Hablamos con el director en exclusiva a horas del estreno.

¿Cómo surge la idea de Pañuelos por la historia?

Alejandro (Haddad) era un viajero, a parte de periodista, poeta y maestro rural; una vez fue a Chiapas y allí conoció a Erdal, un kurdo, un amigo, quien sería uno de los protagonistas, como traductor, de la película. Años después Alejandro viajó a Siria, pasó por la zona kurda de Turquía y paró en la casa de Erdal y su familia. De ese modo conoció la “cuestión kurda”. Tiempo después, volvió nuevamente en el año 2011, a raíz de un foro social realizado en la Mesopotamia, donde le pidieron, a Alejandro, llevar a un referente social conocido. Propuso a Nora Cortiñas que aceptó, y así fue el primer contacto de Nora con Las Madres de la Paz del Kurdistán Turco. Dos años después, viajamos con ella para hacer el documental.

¿Aceptó Nora rápidamente hacer el documental?

Sin dudarlo, en el momento. Nora recorrió gran parte del mundo apoyando distintas problemáticas sociales de derecho humanos y para ella es algo normal. Nuestras Madres son reconocidas internacionalmente, y son ejemplo de muchas otras madres que sufrieron este tipo de pérdidas. Las Madres de la Paz, que son más jóvenes, ya que el violento conflicto con el estado Turco fue en la década de los 90, han tomado referencias como la de hacer una reunión semana la plaza, para visibilizar la problemática.

¿Cómo fueron las negociaciones para que ustedes puedan ir a rodar en Turquía?

No hubo ningún tipo de negociación, fue una propuesta que hizo Alejandro, a través de Erdal que se comunicaba con las Madres de la Paz de Dyarbakir, en hacer esta visita con Nora y filmar el documental. Ellas aceptaron inmediatamente de la misma manera que Nora.

¿Qué fue lo más difícil de filmar allá?

Posiblemente filmar cerca de la frontera con Siria y despertar algún tipo de sospecha en la inteligencia turca que nos impidiese acceder a esa zona,  sabíamos que estábamos controlados pero sentíamos la protección de estar con Nora. También, algo difícil fue filmar en la puerta de las Naciones Unidas de Ankara donde, con mucho esfuerzo, habíamos trasladado en avión a Nora Cortiñas con dos Madres de la Paz y la traductora, Halide; nos habían prohibido filmar y ya no íbamos a poder tener ese momento importante en el documental. Alejandro tenía en sus manos una cámara pequeña que la prendió discretamente y, mientras hacía que leía una papel, filmaba la conversación de las madres en la puerta de la ONU con un funcionario de baja categoría que les explicaba que no podían atenderla. Gracias a Alejandro pudimos sortear ese momento imprevisto.

¿Qué querían transmitir, más allá de lo evidente, con la propuesta?

El valor Universal de Las Madres y la lucha de las mujeres, que más allá de las adversidades, continuan sin bajar los brazos por un mundo más justo.

¿Cuánto tiempo rodaron en Turquía y cuánto acá?

Fueron diez días de rodaje de Dyarbakir, uno en Ankara, dos en Estambul y tres días en Bs.As.

¿Hubo mucho tiempo de post y edición?

Si, casi un año. Fue difícil poder remontar el proyecto sin Alejandro y sin tiempo para de poder digerirlo. Fue importante el apoyo de los padres de Ale, Juan y Norma, y sus hermanxs: Ivone, Juan Pablo y Juan Manuel; que estuvieron ayudando y confiando en que ibamos a terminarlo. 

¿Cómo es presentarla ahora sin Alejandro?

Es algo muy difícil afrontar la perdida de un amigo y continuar algo que empezó él. De algún modo, para continuar su memoria, es seguir su lucha, y poder acompañar el camino  que se merecía Alejandro en el proyecto de Pañuelos. Y, a su vez, es muy lindo ver como muchas personas dispersas por el mundo han tenido la intención de mostrar la película y entender que se produce una prolongación de los deseos y la memoria de Ale. 

¿Expectativas ante el estreno?

Quisiera que el documental se lo apropien, que se contacten con nosotros y pidan proyectarlo donde quieran. La idea es que se visibilice la lucha de las madres en el mundo y la problemática kurda.

¿Qué sentís que aporta Pañuelos para la historia para la continua lucha por los 30 mil desaparecidos?

Que Pañuelos para la Historia no es una película con el fin en sí misma, sino más bien un mensaje que aporta a la lucha de estas madres más allá de las fronteras.