Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 43 invitados conectado

Entrevista: José Celestino Campusano "Si los estudios gringos no filmaran posesiones demoníacas o películas de superhéroes cierran"

La nueva producción de José Celestino Campusano “El Azote” llega a las pantallas.

Tras obtener el premio a mejor película Argentina del 32 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, finalmente se estrena esta producción rodada íntegramente en el Sur Argentino y que tiene a Carlos, coordinador de un instituto de menores como epicentro narrativo. Violencia, minoridad, corrupción y misticismo en una producción potente y sólida.

Hablamos con el realizador para conocer más detalles de su propuesta.

Volvés al Sur, utilizás una fotografía cuidada, ¿Es algo que te interesa trabajar en tus producciones?

Es una premisa que viene desde “Vil Romance”, hay un sector al cual hay que incluir, y lo mejor es no tocar las locaciones, dejarlas lo más iguales posibles e incluir actores del lugar, no tuvimos ningún problema.

¿Cómo trabajas con los no actores? ¿Tenés técnica?

Existe un principio de explorar las mismas improntas de la persona, eso funciona, fue muy fácil trabajar con la gente de Bariloche, aportó, personas, la policía armas, patrullero, no hubo más que colaboración y posiblemente en un futuro traslademos otro rodaje.

¿Fue difícil el casting?

Hice un par de viajes previos, tengo un amigo que es Miguel Ángel Rossi, trabajo con una red cooperativista que funciona en varios países y lugares y ellos adelantaron mucho el trabajo.

¿De dónde surgió el guion? ¿Tuviste investigación previa sobre el tema de minoridad? ¿Cómo surgió incorporar nuevamente “lo mágico” en la propuesta?

Hubo un asistente social que aportó unos 15 audios de experiencias que vivió en el rol de Carlos durante años y luego de una toma de rehenes con un cuchillo que lo estresó, los mismos jóvenes con los que estaba y que luego se disculparon pero dejó de trabajar así. El tema de lo místico, viene de otro lado, pero está casi textual, el vómito, los diálogos. La parte de los mitos suburbiales que por ahí no están registrados en el periodismo, no hay audios, no hay nada, son así, es la película más fidedigna de todas las que filmé.

¿Fue más fácil filmarla de esta manera?

No, todos los proyectos tienen esta parte, esta es la más fidedigna, pero en otros momentos hemos trabajado con antropólogos, por ejemplo en Brasil, con “Cícero Impune” fue así, hay gente que viene trabajando décadas, y eso no lo podemos conocer.

Reposas la mirada en gente que no tiene pantalla, ¿por qué?

Me parece que hay una crisis en todas las áreas del audiovisual, el fílmico no transporta las imágenes, las películas mainstrean no funcionan, si los estudios gringos no filmaran posesiones demoníacas o películas de superhéroes cierran, hasta qué punto van a poder extender esa obsesión por la destrucción. Incluso en nuestros países, yo veo en redes y filmo gracias a ellas, y esto se está agudizando, nadie sabe qué va a pasar y en esta crisis está bueno que se filmen otras cosas, más allá del algoritmo que hace filmar cosas predecibles. Esta crisis es una oportunidad para otras cosas.

De hecho filmaste algo diferente en 360

Sí “Brooklyn Experience” que anda por el mundo, otra “Bolivia Profunda” y también “La secta del gatillo”, y posiblemente en agosto estaremos filmando en CABA con una historia muy femenina hablando sobre la polución.

¿Cómo sigue el año?

Estamos tratando estrenar “Brooklyn…” en un fulldome, porque también puede ser con el visor, sino habría que inaugurar, pero estamos hablando para hacer una exhibición para ver cómo responden a esta tecnología.

Siguen las retrospectivas de tu obra ¿qué sentís con esto?

Si, se han hecho en Festivales, como Rotterdam, en BAFICI, hay algo en otros festivales de afuera. Es interesante, en algunas viajo y en otras no, se hacen tres o cuatro por año, me gusta, también se ha hecho en otros circuitos, en cineclubes y centros culturales.