Get Adobe Flash player

Entrevista: Charly Braun "Las mayores dificultades de "Vermelho Russo" fueron el frio y la comida".

Charly Braun estrena "Vermelho Russo" una película en la que explora el límite del documental y la ficción.

En la propuesta cuenta la historia de dos amigas que viajan a Rusia para perfeccionar su actuación, y en ese viaje terminarán por transformarse. Hablamos en exclusiva con el director para conocer más de la propuesta.

¿Cómo surge la idea de la película?

Hay una revista brasileña que se llama "Piauí", fundada por el excelente cineasta documental João Moreira Salles, que suelo leer. Es una gran publicación, de las pocas que restan que aún tratan los temas en profundidad. Durante muchos años tuvo una sección donde publicaban diarios de diferentes personas, por ejemplo un vendedor de cocos de Rio de Janeiro, o un ingeniero que labura en una plataforma de petróleo. Uno de esos diarios narraba la aventura de dos actrices, mejores amigas, que se iban a Moscú a estudiar teatro. Casualmente yo conocía a las dos, e inclusive al profesor ruso, con quien había estudiado una vuelta que vino a dar clases a San Pablo. El relato, escrito en primera persona por la actriz y co-guionista de "Vermelho Russo"Martha Nowill, mezclaba con mucha gracia sus vivencias más íntimas, sus conflictos con su mejor amiga, la dificultad de estar en Rusia, en el frio, y su batalla para superarse como actriz. Tenía mucho humor su texto. Algún tiempo después llamé a Martha y le propuse que hiciéramos una película de ese viaje. Inspirado en ellas mismas, pero como una versión ficcional. Y su personaje se llamaría Marta, sin la H.

¿Recuerda muchas experiencias de Fassbinder, te sentís influenciado por él?

Debo confesar que conozco muy poco a la obra de Fassbinder, es una falla mía que estoy tratando de corregir! Y, curiosamente, cuando me largo con un proyecto nuevo como que trato de cerrarme a lo que llaman "referencias". Quiero tratar de inventar algo nuevo a mi manera. 

¿Cómo hiciste el casting?

Tanto las dos protagonistas como Soraia Chaves, la estrella del cine portugués, hicieron el curso de actuación en Moscu en el 2009 que fue descrito por Martha Nowill en su diario para la revista "Piaui", que inspira el guión, de modo que no podría haberlo hecho con otras actrices. El hecho de que ellas de alguna manera interpretan para las cámaras una versión de ellas mismas le da muchas capas a la pelicula y dialoga profundamente con los temas propuestos. En el caso de los actores argentinos, Esteban Feune de Colombi fue el protagonista de mi primer largo, "Por el Camino", y es un colaborador que tengo desde ese film. Flor Sanchez Elia es una prima lejana que estaba en ese entonces empezando a estudiar actuación y yo quería a alguien con ese perfil para darle diversidad al grupo de alumnos: una chica muy joven que recién empezaba. Finalmente está Michel Melamed, que hace una especie de galán del cual las protagonistas se enamoran un poco. Michel es uno de los artistas teatrales más interesantes de Brasil. A los actores rusos los encontré allí, y eso no fue difícil porque los actores rusos son fabulosos.  

¿Cuánto tiempo trabajaste con el guion?

Entre la idea y el rodaje pasaron tres años. Los tiempos en el cine son irremediablemente largos, y obviamente en ese interin hice muchas otras cosas. Sin embargo, cada tanto, nos juntabamos a trabajar un poco en el guión, Martha y yo. 

¿En el mismo cómo se presentaba la idea de jugar con la lábil línea entre ficción y documental?

Era imposible que eso estuviese presente y entendible en el guión. Como me fui acercando mucho a las actrices en el proceso de escrita, fui "robando" cositas que veía en ellas y en su relación real y metiéndolas en el script, pero todos los personajes de reparto, por ejemplo, estaban solamente dibujados, no escritos. Lo mismo para el profesor y las clases. 

¿Hubo espacio para la improvisación de las actrices?

Hubo muchísima improvisación. Yo diría que la inmensa mayoria de los diálogos los improvisamos, y mismo las escenas, fuimos creando "in situ" muchas de ellas.

¿Cómo llegaste al Gogol?

Mi primer largo, "Por El Camino", estuvo en competencia (y ganó un premio) en un festival muy grande en San Petersburgo, Rusia. Allí conocí a algunas personas, entre ellas Stas Tirkin, que es curador de la parte de cine del Gogol Center, un importante teatro de Moscú. Cuando fui a investigar a esa ciudad por primera vez, conocì el teatro, cuyo director artístico es Kirill Serebrennikov, importante director de cine y teatro ruso. Me pareció una locación fantástica y además me gustó que sea un teatro de vanguardia pero sin perder la calidad que hay en el teatro más tradicional de Rusia. Curiosamente, y lamentablemente, Serebrennikov, que tiene una película en competencia en el festival de Cannes que transcurre ahora mismo, está preso. Según me dicen es una suerte de persecución política de parte del gobierno ruso. 

¿Cuánto tiempo de rodaje hubo y qué fue lo más complicado de hacer?

Pasamos un total de un mes en Rusia y el rodaje fue mucho más sencillo de lo que esperábamos. Las mayores dificultades fueron el frio y la comida. Vivíamos todos en el alojamiento soviético que aparece en la película y era un lugar muy espartano y aislado del centro. 

Tras una larga demora, se estrena en Argentina, ¿cuáles son tus expectativas?

Al contrario de Brasil, Argentina tiene una tradición teatral muy fuerte, impresionante. Por eso creo que el público argentino en general se va a identificar más con la película, entenderla más profundamente. 

¿Que proyecto viene de Charly Braun en breve?

Curiosamente mi próxima película es casi argentina. Una co-producción entre Brasil y Argentina que cuenta la historia de un reencuentro familiar en Rio De Janeiro, durante el festival de cine de esa ciudad. Los tres protagonistas, padre, madre e hijo serán argentinos.

¿Por qué la gente tiene que ir al cine a ver "Vermelho Russo"?

Porque es una película muy particular, diferente a lo que se espera del cine brasileño o latino-americano. Por su rareza, porque es en entretenida y porque es al fin y al cabo una gran historia de amor, si pensamos que las amistades profundas son relaciones de mucho amor y esta película es un retrato muy íntimo de una gran relación de amistad entre dos mujeres.