Get Adobe Flash player

Entrevista: Luis Bernardez "Es difícil hacer en Argentina cine de época".

El debut en la dirección de Luis Bernardez, "Los Corroboradores", es un viaje hacia la utopía de un ideal de país que nunca fue.

Recorriendo la ciudad, una periodista intentará develar las similitudes y diferencias entre París y Buenos Aires a la vez que se verá amenazada por el mito de los corroboradores. Hablamos con el director para conocer más de la propuesta.

¿Por qué decidiste que “Los Corroboradores”, con tu experiencia previa, sea tu debut en cine como director?

Tardé bastante tiempo en encontrar una temática que me gustase para contar, hacer una pelicula lleva mucho tiempo y quería encontrar una historia con nafta suficiente para arrancar y seguir para adelante. Apareció esto y lo hice. Porqué este cine entre el borde de realidad y ficción, porque no quería hacer algo tradicional, sé e lenguaje y quería ver qué podía aportar al cine argentino desde mi capacidad con una película hecha a pulmón y diferente a lo que ya he visto y hecho como asistente.

¿Cómo apareció el mito de los corroboradores?

Primero investigué la generación del ’80, es un mundo que me estimulaba mucho, comencé leyendo libros de época, ver material de archivos, fílmico en el Archivo General de la Nación y a partir de ahí generar ficción, ver cómo se pensaba la ciudad y las ideas desde ese lugar, y con eso supe que se podía hacer algo.

¿Fue difícil reconstruir la ciudad desde las imágenes parisinas con las de Buenos Aires?

Pasa algo muy loco, empezás a investigar los edificios y arquitectos y te enterás cómo se hacían por pedido y que se parezcan a otros. El modelo cultural de esa época era Francia, París, y el económico Inglaterra, por eso el modelo aspiracional de querer ser era ese, se contrataban arquitectos que nunca vinieron y digitaron todo desde allí.

¿Por qué decidiste contar la historia desde una periodista y además “esconderla”?

Dos cosas, en un momento hacia el 2000 hice visitas guiadas con un grupo que se llama “Eternautas” por la ciudad, una de ellas es “la París del Plata”, el recorrido empieza en el Teatro San Martin y termina en la Plaza Jockey Club, recorres todo y te metes en el modelo de país que se quería. A partir de esto te imaginás el modelo de país que se buscaba. Quise colocar en la película datos históricos, pero después quise meter elementos de ficción de thriller, ahí se mezclaban los dos, defino la película como un thriller arquitectónico.

¿Por qué crees que no es tan común que se cuenten las historias de la ciudad, sus edificios y secretos?

Pienso que en general la reflexión puesta en la ciudad va más hacia las personas que hacia lo material. Es difícil hacer en Argentina cine de época, es carísimo. Yo lo resolví con el archivo, y con la identificación hacia las personas, tiene más vinculación emocional.

¿Te gusta poder mostrarla en Festivales y que llegue a la gente?

Estoy contentísimo, el proyecto me llevó casi 10 años, casi seis escribiendo y luego rodándola, pero con parates porque trabajo como asistente. El montaje duró casi tres años, porque no podían esperarme, es una película que en seis semanas no podes terminarla. Para mí a partir de acá todo es ganancia, que la película llegue y que se encuentre con el público es ganancia.

¿Pasó de estar involucrado en otro proyecto y seguir pensando en tu proyecto?

No porque el mundo de “Los Corroboradores” estaba bien definido, me sirvió ver en acción a otros directores y DF, pero siempre tuve claro qué era lo que quería contar. Cada persona te aporta conocimiento o miradas, de dirección de actores, de poner la cámara, pero yo sabía hasta la textura que quería que tenga y no trabajé en ninguna que se parezca a ésta.

¿Cuánto duró el rodaje?

Cinco semanas, después en otoño una semana sólo de edificios en otoño, porque sino en primavera se tapaban con los árboles, una semana la trama de thriller, después al año cancillería nos ayudó con dos pasajes y estuvimos una semana rodando las fachadas similares a Buenos Aires.

¿Cómo sigue el año de trabajo?

Tengo ideas pero no tengo tiempo, el 10 de mayo se estrena, queremos ayudarla para que se encuentre su público, en junio termino el rodaje de “El Potro” y ahí haré un parate para ver cómo seguir.