Get Adobe Flash player

Entrevista: Florencia Percia “Cetáceos es una película abierta y que invita a la gente”.

La ópera prima de Florencia Percia “Cetáceos” llega a las salas tras un exitoso paso por Festivales nacionales y extranjeros.

Centrada en Clara (Elisa Carricajo), una mujer que decide en determinado momento patear el tablero, la película avanza con temas como el empoderamiento femenino, la búsqueda de la pasión, las rutinas y muchos más. Para saber más de la película y el proyecto dialogamos en exclusiva con Percia.

Cómo fue el proceso para conseguir fondos de coproducción con Italia?

Fue un proceso largo, como todas las películas argentinas. Primero ganamos el Raymundo Gleyzer que nos permitió conseguir una segunda vía, porque hasta ese momento era ir por ópera prima para todo, después ganamos en Ventana Sur el LuceCineCittá, que era poca plata, pero te abre posibilidades hubo que conseguir coproductores interesados que son Alfredo Federico y Simona Bianchi para presentarte a este que ganamos, igual era algo chico, en Italia hicimos la post producción de color y la música de la película.

Eso ayuda a que el film tenga otra terminación…

Sí, ayudó y también le dio más dinero y estuvo bueno presentarla en Italia, abriéndote la exhibición allá, porque en un futuro se va a estrenar allá. Después tuvimos el apoyo de la Universidad del cine. Yo estudié ahí, las chicas también y nos apoyaron, con cosas como el DCP, que es un costo.

Es un momento complicado para el cine ¿qué obstáculos encontraste en el desarrollo de “Cetáceos”?

El premio Gleyzer lo ganamos a principios de 2014, presentamos la carpeta del INCAA para segunda vía y en febrero recién se resolvió el interés. En 2015 esperamos el crédito, son tiempos largos, como dos años, creo que tenía que ver que era ópera prima, faltaban papeles, tal vez productores con más experiencia lo hacen más rápido. Después hubo cambio de gestión, nos agarró en el medio, firmamos en 2016, y se afectó el crédito y las cuotas, se paró un poco, fue un obstáculo porque hubo que salir a pedir plata prestada que luego se recuperó. Era una película aprobada en otra gestión, y en la transición se afectaron las cuotas, esperando firmas demorando mucho más. Obstáculos hay muchos, pero son momentos, todo el tiempo te conectas con el proyecto, porque pasan años, desde que se escribió en 2012, se filmó en 2016, se estrena en 2018.

Y ahora el obstáculo serán las salas…

Claro, es un problema la exhibición, hasta el lunes no sabes las salas, es incertidumbre, todas las películas argentinas competimos y especulamos por las salas, termina siendo muy pocos los espacios para exhibir el cine que hacemos. Sin hablar que estamos alerta en el cine con nuevas políticas del INCAA, sabiendo que van a costar a películas muy chiquitas aun más la exhibición.

Se pisan las películas…

Sí, y pensás cuál es el panorama para “Cetáceos”, y, está el Gaumont, me encantaría que haya un Cinemark, un Village, Cinetren está peleando, pero es un problema. Tiene que haber más salas, una cuota mayor, a la gente le gusta el cine argentino, pero el Gaumont es casi el único espacio o salas más pequeñas del circuito alternativo, pero también tenés que hacer fuerza para que tengan la presencia del Gaumont. Y que haya en otros lugares de la ciudad y el país.

Se complica mucho eso…

Sí, obvio, y si bien el provincias hay algunas salas compiten con películas grandes y se hace muy difícil, viene hace años y uno quiere que la película se vea, es algo que uno tiene esas ganas.

“Cetáceos” tiene una mirada interesante sobre la mujer, Clara rompe arquetipos ¿cómo la pensaste?

Es un personaje que de alguna manera pone en paréntesis su vida y se deja llevar por lo que se le va presentando. Pone en paréntesis mandatos, el lugar de la pareja, el lugar de la carrera, rompe eso la película, mejor dicho el personaje, tratando de salir de esas premisas y consignas implícitas en la atmósfera de la sociedad. Es una película escrita, dirigida, protagonizada y producida por mujeres, no hay idea de dejar al personaje de Rafael Spregelburd de dejarlo en un lugar particular.

Querés decir que son ESA mujer y ESE hombre…

Es una mujer que toma decisiones y está empoderada y creo que si bien parece que en ese vínculo ella no tendría poder termina tomando un montón de decisiones, con libertad y busca eso, otra idea sobre la mesa. Tal vez no estaba consciente en el momento de escritura, pero siendo mujer yo, e intercambiando ideas con Elisa Carricajo se dio.

En el BAFICI compartiste exhibición con “Vergel” de Kris Niklison la idea de TOMAR DECISIONES…

No la ví.

Tienen la misma idea de tomar decisiones más allá de la rutina a partir de personajes secundarios que la convocan ¿cómo fue el desarrollo?

Fueron apareciendo de una manera natural, creo que “Cetáceos” es una película de personajes, aparecen, se asoman, pensaba situaciones para que aparezcan de hecho. La situación con los extranjeros se asomaba y hasta que apareciera fue un camino, primero estaban los personajes y luego las escenas. El casting fue complicado así, porque los tenía presente y quería que aparecieran de determinada manera. Pensar el casting con Valeria Correa fue sencillo porque ella sabía “qué extranjero necesitábamos”, que existía previamente. Fue un trabajo muy lindo de la película, si bien tenía incertidumbre, vimos teatro, películas, y fueron apareciendo. Ella conocía mucha gente y se abrieron muchas puertas para que surgieran, con características particulares, fue un desafío pasar del guion a la película, porque además no hubo mucha improvisación ni en rodaje ni en montaje. El guion en los años de espera fue creciendo muchísimo y yo me fui actualizando con el guion, cambiaron muchas cosas.

Hasta vos misma…

Sí, fue un trabajo de actualizarlo, repensarlo y en ese tiempo yo potencié la película, no la dejé estancada ahí.

Ya está por estrenarse ¿qué te gustaría que pase con “Cetáceos”? ¿Quién te gustaría que la vea?

Me gustaría que se vea, me parece que es bastante inclusiva, nunca sabe uno qué iba a pasar cuando se vea, afuera me pasaron cosas y acá en Festivales también. Ir a Pergamino, a Bariloche y que la película guste y que se ría, la película se actualizó y es para un público super amplio, pensé que era para gente que le gustara el teatro independiente pero todos se identifican con los personajes, me han dicho que se identifican con el que maneja el auto, el que la pasa mal, me decían él es igual a ese personaje, la película termina siendo una película en donde la gente se identifica con situaciones, son situaciones muy mínimas y que la gente puede observarse, es una película abierta y que invita a la gente, quiero que se vea y se siga actualizando, es una instancia muy linda, la haces para que se vea y ese es el problema de la exhibición, les pasa a todas las películas argentinas, es una lástima que sea todo tan fugaz.

No hay tiempo para el boca a boca…

Claro, por eso estamos pensando en lugares alternativos como El Recoleta para expandirmos en el tiempo y que funcione el boca a boca, en 2017 participamos de varios festivales poniéndola en movimiento y queremos que termine estrenándose en el lugar de uno.