Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 25 invitados conectado

Entrevista: Juan Pablo Martínez "Esta película es para un espectador que busca formas diferentes de narrar".

"Emma", La tercera película del realizador Juan Pablo Martínez (“Desmadre”, “Luna en Leo”), llega al MALBA tras un exitoso paso por diversos festivales internacionales.

Protagonizada por Germán Palacios, Jazmín Stuart y Sofía Rangone, hablamos con el director horas antes del estreno para conocer de la gestación del proyecto y el rodaje.

¿Cómo te sentís con que el film llegue al Malba? ¿Es la sala ideal para la propuesta?

Es un lugar al que voy generalmente a ver ciclos y grandes películas, es un honor para mí que se dé, además por el riesgo narrativo que tiene es uno de los mejores lugares para poder mostrarla y cierra un ciclo un poco de cómo empezamos a pensarla, la idea, como experimento narrativo.

El escenario que elegiste es arriesgado, ¿cómo surge?

Surge como una necesidad de cambiar mi forma narrativa, he hecho comedias románticas, en 2012 estrenamos con Jazmín Stuart “Desmadre” y luego hice “Luna en Leo”, y las dos tenían un exceso narrativo de texto y diálogo, decidí empezar un ejercicio narrativo pensando en narrar cinematográficamente casi sin ninguna palabra en el guion, y empezó a delinearse así la historia y los personajes.

Pero el escenario podría haber sido más tradicional, acá el despojo acompaña a los personajes…

Surgió antes de rodar la película porque el director de fotografía de la película, Adrián Lorenzo, fue a tomar imágenes institucionales a la mina de Rio Turbio y me contó lo que vio allí y las fotos que ví me pareció el espacio ideal para el protagonista principal, aislado, autoinfringiendose una pena. Fuimos a ver cómo vivían allí, cómo funcionaba la ciudad en torno a la mina, no hay otra cosa más que eso y me dio mucho material para empezar a trabajar con Germán Palacios y la historia de los dos personajes aislados, en un momento pensé en Ushuaia, pero cuando apareció Río Turbio quedó. Es un lugar duro, con condiciones arquitectónicas poco pensadas, las casas están alrededor de la mina, y allí surgió la idea de hacerlo minero al personaje y pensar su trabajo y universo.

¿Fue difícil el trabajo con los actores al no contar con texto?

Fue mucho trabajo de mesa, de sentarnos y definir al personaje, desde cómo se movía y pensaba, sacar a Germán de la impronta de galán que tiene por sí solo, hacerlo huraño y ver cómo se movería en la zona. La película no tiene guion, salimos a rodar con una escaleta de doce páginas y todo surgió de improvisación en ensayos y en rodaje. Todo apareció en el trabajo de mesa, ver cómo era ser minero, si le importaba o no su propia vida inhalando polvillo, de estar siempre sucio, imposible de limpiar, algo impregnado en la piel.

Es una película críptica que requiere un espectador avezado y expectante, ¿querías desde un primer momento que esto sea así?

Sí, es lo que quería, traté de dar la menor información posible para que la gente trate de descubrir, por qué esta gente está ahí y de esta manera, hay algunos indicios, pero no son claros. Hay una historia trágica detrás, como una especie de autopena del protagonista, que no toma los remedios que tiene que tomar, como suicidándose de a poco, algo se ve con las zapatillas de baile hacia el final, pero nunca quise que esté en la trama, sólo que se vean dos personas aisladas del mundo y que esas soledades comiencen en interactuar para ver las formas de comunicación no verbal y ver el transcurso del tiempo con una forma de comunicación extraña y sin pronunciarse palabras.

¿Hubo algo muy difícil de rodar?

Rodando en exteriores y en Patagonia con equipo pequeño, con pocos medios, la escena en la que recogen a Ana no llegamos a tiempo a la nieve, para darle más dramatismo.

Por eso el recorte…

Exacto.

Igual la nieve está presente…

Claro, pero al estar rodando en escenarios difíciles de acceder, se complica que lo que uno tenga en la cabeza se concrete.

¿Expectativas para el estreno?

Es una historia en la que el espectador tiene que estar acostumbrado a ver este tipo de cine, no está todo servido en la historia, tiene que hacer un trabajo, y el estrenar en el Malba da garantía para el público que va a buscar otra cosa. Nunca pensé en salir en grandes cadenas u otro tipo de cines en los que el espectador busca cosas con otro tipo de propuestas, con otros ritmos. Esta película tiene una cadencia y ritmo pausado, contemplativo, requiere un público diferente, por eso fue ideal mostrarla en India, Francia, España, viendo contrastes de cómo el público la veía, es para un espectador que busca formas diferentes de narrar.

"Emma" se estrena exclusivamente en MALBA. Se puede ver los sábados de febrero a las 22 horas.