Get Adobe Flash player

Entrevista: Camila Toker “Estaba con muchas ganas de hacer un policial”.

La actriz y directora Camila Toker (“Ana y los otros”, “Romántico Italiano”, “Upa”, “Upa 2”) estrena “La muerte de Marga Maier” una interesante propuesta de género policial.

Para conocer más del film, su origen, desarrollo y rodaje, hablamos con Toker horas antes del estreno de su propuesta, protagonizada por Pilar Gamboa, Ivo Muller, William Prociuk, Alberto Suárez, Anita Pauls, Mirta Busnelli y Luis Machín, entre otros.

Me llama la atención el cambio de registro y de género tras las dos “Upa” ¿cómo apareció?

El deseo de hacer una película así y jugar con el género existe desde antes que “Upa”, porque “Upa” tuvo que ver más con la necesidad de hacer nuestras primeras películas, entonces cuando nos juntamos con Tamae Garateguy y Santiago Giralt y decidimos hacerla tenía más que ver con eso, que era lo que nos estaba sucediendo y tras diez años del nuevo cine queríamos hablarlo, veníamos arrastrando varios géneros desde la animación al absurdo y también el policial de género. Yo tenía muchas ganas de filmar en Punta Indio, un lugar que me inspira muchísimo con ese río enorme, las estancias y me gustaba el género, policial, el western y la película surge de las ganas de juntar todo eso.

¿Fue difícil escribir la estructura tipo puzzle que tiene “La muerte…”, con personajes secundarios casi tan importantes como los protagónicos?

Yo estaba con muchas ganas de hacer un policial y venía leyendo Chandler y Walsh, escuché historias del lugar y le propuse a la coguionista a hacer esto, jugando con el género y elaborando las historias. Por lo general a mí me gusta hacer películas corales, donde se trenzan los personajes, por eso también la referencia al western y a Leone, los personajes tienen una función en la historia, pero se cuenta a partir de los distintos ojos de ellos, y en el policial también pasa algo de esto, donde hay distintos puntos de vista, desde la fragmentación de la historia, la parcialidad y la posibilidad de unirlos en un relato único.

Además acá los personajes no son lo que uno cree…

Me encanta crear personajes, es algo que me sale y exagero y a veces no me entran en la película, son tridimensionales y te da ganas que sobrevivan a la narración específica y tiempo de la película, me parece que un personaje es mágico cuantas más oscuridades tiene o más cosas son las que ocultan que las que cuenta.

¿Barajaste otras opciones para el personaje de Julia o siempre quisiste a Pilar Gamboa?

Al principio había otras opciones, e incluso en ese origen, si todo era imposible, incluso podía hacerlo yo misma, pero cuando me cayó la ficha de Pilar como posible, terminé de ver el personaje, es una actriz que sigo, me encanta lo que hace y su manera de trabajar, la verdad que en el primer encuentro la empatía fue absoluta y el personaje empezó a crecer porque le dio un peso y una belleza increíble.

¿Y el resto del increíble cast? ¿Cómo apareció?

A muchos los conocía, e incluso con algunos compartimos clases de teatro hace años. El primero que tenía en mente era a Alberto Suárez por su voz enigmática e increíble, de él nunca dudé. El resto apareció por un idioma en común sobre la actividad y fue muy fácil dirigirlos. A los que no conocía algunos aparecieron por sugerencia de los otros y crecían en las decisiones, y trabajar con ellos fue un placer enorme porque potenciaron lo que yo pensaba desde el guion, si bien eran ricos, pero como yo soy también actriz fue elemental eso.

¿Se te complicó el paso de producciones más pequeñas a esta tan grande?

La película es más grande que su sistema de producción, es chica, con subsidio del Instituto y una coproducción, guion de 120 páginas, pensando los lugares desde su escritura, la diferencia fue en el armado, equipo más grande y plan de rodaje más certero, en el rodaje era parecido, plano secuencia con cámara en mano y buscando in situ con actores y técnico cosas, por eso no era diferente a lo que venía haciendo.

¿Buscaste referencias de género o decidiste ser más lúdica en la escritura?

Uno siempre hace un cocktail y un poco se pierde la fidelidad de los referentes, los amo a todos y no soy fiel a ninguno, me encanta Leone y Cassavettes, me gusta Lynch y también Peckinpah, hay un referente que siempre tengo que es “Easy Rider” de Dennis Hopper, por independiente y las imágenes documentales que también usé en la película. La elección del género me permitió trabajar con una estructura fuerte, que me dejaba jugar, ponerme lúdica y apelar a todos los referentes a la vez y a ninguno en particular.

¿Qué expectativas tenes ante el estreno?

Todas las del mundo, quiero que le guste a todo el mundo, el estreno es más grande de lo que pensaba así que espero que esa primer salida nos de la oportunidad de llegar a más gente, espero que guste, se recomiende y el boca a boca funcione.

¿Cómo sigue el año?

El 6 de julio estrenamos “Upa 2” y el 20 el reestreno de “Upa” en el Gaumont, para primavera tenemos pensado rodar y protagonizar una película con Edgardo Castro, con el sistema independiente que se hicieron las “Upa”, y estoy desarrollando un guion que espero filmar el año que viene sobre un doble crimen en el hipódromo de San Isidro, protagonizado por Mirta Busnelli y María Inés Aldaburu, y desarrollé una serie que es algo que es nuevo y con eso es con lo que ando.

Estas llena de proyectos y principalmente estás haciendo cosas que no estamos acostumbrados en el país así que hay que apoyarlas…

Uno hace las cosas para que gusten, las películas nacionales necesitan  colaboración y difusión porque es difícil llegar a las salas y sostenerse, todo lo que se pueda acompañar, más en este momento tan crítico de nuestra industria, por eso no hay que bajar los brazos y hay que seguir adelante produciendo como sea para que no muera nuestra cinematografía que afuera la disfrutan mucho y acá hay que disfrutarla, poder mostrarla y llenar salas, ese es mi deseo.