Get Adobe Flash player

"Entrevista a Fito Pochat y Javier Olivera directores de “MIKA: Mi guerra de España”

Mika_1_EW

¿Cómo fue el proceso de reconstrucción de la historia de MIKA?

Javier: el libro de Mika cayó en mis manos en 2007, lo leí y me impactaron ella y su historia. En una reunión familiar conocí a Fito y empezamos a trabajar juntos en el proyecto. Esta historia, además de potente, tiene una connotación familiar: nosotros somos sobrinos nietos de MIka e Hipólito. Pero no sabíamos nada de ellos. La familia Etchebehere era muy conservadora. Hipólito era la oveja negra "roja", malamente influenciado por Mika, que era de origen judío. Entonces toda la historia de ambos quedó oculta en la familia. Nuestro tío Arnold (que en la película recorre los lugares por donde anudvo la pareja revolucionaria) sabía mucho de Mika poque la concoció y fue su heredero en lo ideológico. Y por último, además de mucha documentación, quien nos ayudó mucho fue Carlos García, un historiador catalán que escribió una biografía exhasutiva de Hipólito y Mika y que nosotros publicamos en la edición argentina del libro.

Fito: Reconstruir la historia de Mika no fue fácil. Si bien contábamos con el relato personal que ella hace en su libro, éste se limita solo a los primeros meses de la guerra. Apenas hace algunas referencias a sus orígenes en Argentina y a su paso por Francia y Alemania.

¿Cómo accedieron a los materiales de archivo?

Javier: Buscamos en archivos fílmicos de Argentina, España, Italia y Alemania. Fue muy exhaustivo. Porque además de referencias o acciones concretas, buscamos situaciones que contaran climas: la espera en las trincheras, situaciones de intimidad de los mlicianos, rostros, etc. Cuidamos mucho no ilustrar lo que se dice. Luego tuvimos un par de golpes de suerte: en París conocimos a una pareja amiga de MIka que guardaban un album con toda su vida en fotos. Fue un momento mágico cuando Guy Prevan nos lo mostró Y lo otro le pasó a Fito.

Fito: Yo había visto un pequeño fragmento de esa entrevista en un documental sobre Cipriano Mera en el 2009 en Madrid. Desde entonces empezamos una búsqueda que finalmente terminó cuando a mitad del proceso de montaje de la película encontramos en un archivo en Turin la entrevista completa. Eso nos obligó a replantear toda la película. Obviamente el peso de ese material nos dio nuevas posibilidades.

¿Por qué decidieron narrar a partir de pasajes del libro de Mika?

Javier: El libro es un texto de gran valor literario. Tiene una verdad y una poesía que era muy difícil dejar afuera. Además le daba al relato mucho peso que fuera la propia MIka la que contara su historia, a través de la entrevista y de los textos del libro. Por suerte pudimos contar con la gran Cristina Banegas, que le dio una dimensión y una fuerza enorme a esos textos. Fito: Desde el primer momento supimos que la mayor fuerza del relato estaba en los textos del libro. Mika cuenta su participación en la guerra en primera persona. Es un testimonio directo y apasionado, aunque siempre lúcido.

¿Cómo escogieron a la actriz para que los leyera?

Javier: Hicimos unas pruebas que usamos para los primeros cortes pero luego, cuando la presencia de Mika se afianzó por la entrevista blanco y negro que apareció tiempo después, debíamos “estar a la altura” con la voz en off. Y ahí pensamos en Cristina (Banegas), dueña de una presencia y carácter en su voz, y que desde lo actoral podía construir una Mika propia y sumarle mucho, como luego pasó.

Fito: hablamos mucho con Javier sobre este aspecto. No queríamos caer ni en una locución en off y mucho menos en una actuación que buscara imitar a Mika. Como dice Javier, queríamos alguien que interpretara SU propia Mika. Y para eso necesitábamos a alguien con la personalidad y el talento de Cristina. Su enorme generosidad lo hizo posible.

¿Cómo llegaron a su sobrino y cuánto tuvo de participación en el proyecto?

Fito: Arnold es hermano de mi madre. Él está exiliado en Madrid desde el 76, con lo cual nunca tuvimos una relación muy fluida. Arnold era el único de la familia que había mantenido una relación estrecha con Mika, con lo cual era muy importante su testimonio. Aproveché un viaje de él a Buenos Aires para hablarle del proyecto. Se entusiasmó mucho con la posibilidad de rescatar la historia de Mika, pero tuvimos que trabajar mucho para afianzar la relación de confianza. Finalmente lo logramos.

¿Cuánto tiempo demoraron en armar la historia con el registro en todos los países en los que estuvo Mika?

Javier: Rodamos primero en Patagonia en 2011 y al año siguiente en Europa. Y durante el montaje, el año pasado, buscamos y seleccionamos el material de archivo. Hay tanto material y es tan rico, tan expresivo.

¿Les fue difícil dejar afuera material de archivo?

Javier: Dejamos afuera casi otra película. Hasta que apareció el reportaje de Mika de París (que ahora es el eje de la película) nosotros veníamos trabajando en otra línea, que tenía que ver más con esta historia en relación a nuestra familia. Da pena dejar cosas afuera pero esto es parte del proceso de encontrar lo que se quiere decir. Siempre queda mucho afuera.

Fito: coincido con Javier en que es parte del proceso en un documental. Aquí quiero destacar el trabajo de Lucas Scavino, el montajista. Su mirada fue fundamental a la hora de definir las necesidades dramáticas del material más allá de nuestro apego con mucho de lo que habíamos rodado.

¿Qué más fácil hubiese sido contar su historia con MIKA para la realización de la película?

Javier: hubiese sido otra película. ¿Cuáles son sus expectativas frente al estreno? Javier: las de todos los cinestas: que se vean nuestras películas. Y ojalá que eventualmente genere alguna reflexión sobre el compromiso que requiere ponerle el cuerpo a las ideas.

Fito: que la gente salga del cine movilizada.

¿Próximos proyectos?

Javier: estoy terminando una película muy personal sobre mi casa familiar que vengo haciendo desde hace muchos años. Y desarrollando un par de largos de ficción, uno de ellos para se rodará en las sierras de Minas en Uruguay.

Fito: estoy trabajando en un documental que se llama INTERIORES. Es sobre un taller de musicoterapia en una cárcel de mujeres. Desde octubre del año pasado estamos yendo todas las semanas a la cárcel de Magdalena a proyectar cine a las internas para afianzar un vínculo antes de empezar a rodar en mayo de este año.

Ultima actualización (Jueves 06 de Marzo de 2014 22:36)