Get Adobe Flash player

"El fútbol o yo": la pelota se mancha!

Nada tiene que envidiar Adrián Suar a Hollywood. Nada, porque cada meta que se supo poner en relación con el cine pudo ir cumpliéndolas con placer y pasión, algo que, más allá de los resultados, logró imponer cierta autoría independientemente si es él quien dirige o cuenta las historias de sus películas, en cada nuevo film.

Si su comienzo en el cine, con la superproducción “Comodines”, ya era percibido como un producto netamente comercial, industrial y vacío, pero su perseverancia y tezón, más el acompañamiento de la gente, lo fueron consolidando como una de las estrellas locales más taquilleras.

 

"Emoji" (La película): que carucha!!

Fruto del más puro aprovechamiento, Emoji: La Película presenta otro mundo invisible para los humanos, esta vez la vida interna de los celulares ¿?

En su momento fueron los electrodomésticos abandonados en una mudanza, los juguetes cuando nadie los ve, los personajes de los libros de una biblioteca, los virus y bacterias de nuestro cuerpo, los logos de las publicidades, los caracteres que forman parte de los videojuegos, o los sentimientos que abundan en nuestra mente… y estoy seguro que me estoy olvidando de algunos.

Ultima actualización (Jueves 10 de Agosto de 2017 21:42)

 

"Moacir III": la leyenda continua...

De la “Trilogía de la libertad”, reconozco haberme perdido la primera, pero no la segunda (“Moacir”). Recuerdo que el personaje principal del documental (o experimento cinematográfico), era un hombre carismático, tierno y con un gran coraje para sobreponerse a su circunstancia.

Supongo que eso vio Tomás Lipgot, el gran responsable de los tres episodios que describen un camino de lucha y búsqueda de desarrollo personal. Para quienes no lo recuerdan, Moacir era un interno del hospital neuropsiquiátrico Borda a quien él conoció accidentalmente.

Ultima actualización (Miércoles 09 de Agosto de 2017 20:19)

 
Más artículos...