Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 98 invitados conectado

"Anoche" : sábado a la noche

Nicanor Loreti junto a su mujer, Paula Manzone, nos traen una adaptación fílmica de la obra de teatro escrita por ella, "Anoche",  (2011), trabajo que tuvo buenas respuestas de crítica y audiencia durante su recorrido. "Anoche" presenta entonces una situación típicamente teatral, de cuatro personajes en conflicto.

Pilar (Gimena Accardi), Marcos (Benjamín Rojas), Ema (Valeria Lois) y Juan (Diego Velázquez). Ellos estarán instalados en un escenario ambientado en un departamento, a lo largo de una noche que deparará, muchas sorpresas. La historia aranca presentándonos a Pilar, quien charla telefónicamente con su madre (Mirta Busnelli), pero sin demasiado entusiasmo. Es la calma que precede la tormenta.

"Los últimos románticos" (review 2): botín oriental

Mezcla de géneros y estilos, "Los últimos románticos" de Gabriel Drak, es una comedia con mejores intenciones que logros.

¿Existen las amistades a prueba de cualquier sacrificio? ¿Es verdad eso de que a un amigo no se lo traiciona? El cine dio incontables cantidad de pruebas de que esto no es tan así, y "Los último románticos", segunda película de Gabriel Drak, terminará siendo otra más. ¿Por qué terminará?

Porque en la película del director de "La culpa del cordero", se plantean dos escenarios distintos. Algo que comienza de un modo y a (menos de) mitad de camino virará hacia otro. El cine uruguayo sigue en notable crecimiento; y como si aún no hubiesen podido superar la etapa de lo que acá se conoció como Nuevo Cine Argentino, gran parte de su producción siguen siendo retratos de personajes abúlicos, a los cuales la vida (que no saben qué hacer con ella) y la rutina, les pasó por encima dejando una estela cansina.

"Los últimos románticos": un bolso llamado deseo

 

El nuevo film de Gabriel Drak (su primer film fue “La culpa del cordero”) nos presenta a Perro y Gordo (Juan Minujín y Néstor Guzzini respectivamente), dos amigos de toda la vida, eternos adolescentes que se niegan rotundamente a madurar, que se han asentado en un pequeño pueblo uruguayo y reparten su tiempo entre charlas bohemias, algún trabajo y sus alocados planes para salir de pobres.

A Gordo le han ofrecido trabajo como sereno de un hotel prácticamente desocupado en Pueblo Grande, un pueblo costero uruguayo completamente alejado del mundanal ruido.

Este hotel ha sido comprado por inversores europeos que solamente lo utilizan algunos pocos fines de semana en el año, razón por la cual se encuentra mayormente desocupado y es entonces el escenario ideal para que estos dos amigos desarrollen sus proyectos más delirantes que van desde escribir juntos un guion de cine que sea comprado por Hollywood y puedan, de esta forma, hacerse ricos y famosos, hasta plantar marihuana en un invernadero montado dentro del mismo hotel.

Más artículos...