Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 83 invitados conectado

"Margen de error": la ley del deseo

La directora cordobesa de “Por sus propios ojos”, “Lengua Materna” y la fallida “Amar es bendito”, sorprende más que favorablemente con su cuarto filme, “MARGEN DE ERROR” que si bien se instala dentro de la temática que Liliana Paolinelli frecuenta, lo hace desde un punto de vista novedoso y una madurez narrativa que permite abordar, incluso, a esta historia, desde múltiples dimensiones. Iris ya ha pasado los cincuenta.

Está perfectamente establecida profesionalmente y tiene una pareja de más de veinte años -cama afuera-, con Jackie, una veterinaria con la que no han firmado papeles ni parecen necesitarlos y sobre la que no han blanqueado explícitamente nada en el seno familiar. Pero en el propio decir de Iris, ya es una relación asentada y es obvio que son pareja aun cuando no hayan aclarado nada, cada una, con su propia familia.

Su amiga Raquel, que vive en Tucumán, manda a su hija Maia a estudiar a Buenos Aires y le pide ayuda a Iris para que la reciba y oficie de anfitriona y la hospede durante un primer tiempo, además de introducirla y acompañarla –brevemente, porque Maia rápidamente empieza a frecuentar un grupo de amigos- en la vida porteña y ese proceso de adaptación a la gran ciudad.

La llegada de Maia, impensadamente, desequilibra y rompe con este universo balanceado en el que vive Iris y pone “patas para arriba” todas sus estructuras.

Cuando Maia le confiese que está enamorada de una mujer mucho mayor que ella, que además está en pareja y de la que no puede decirle el nombre porque eso desataría una serie de problemas, por lo que decide continuar guardándolo en secreto, Iris sospecha –más que sospecha es casi una realidad revelada- de que se trata de ella misma.

Esa mínima duda, ese margen de error del título, empieza a teñir como una mancha voraz, cada uno de los rincones de su vida: su cotidianeidad, sus vínculos, su concentración en el trabajo, sus afectos, su relación con Jackie.

Cada movimiento de Maia la desconcierta, le provoca permanentes replanteos, atraviesa un enamoramiento fuertemente adolescente que hace que ella misma se sienta desconocida en su propio mundo interno. Paolinelli retrata a la perfección esa puesta en crisis de su ser interior, ese microcosmos femenino que no solamente se ve delicadamente abordado en los personajes de Iris y en Maia, sino que “MARGEN DE ERROR” cuenta con un interesante coro de roles secundarios (el grupo de amigas de Jackie e Iris), en el que también se ven reflejados los “coletazos” de los cambios por los que Iris, casi inconscientemente, atraviesa.

Si bien la historia se plantea en forma sencilla, Paolinelli encuentra momentos de gran profundidad al pintar con un nivel de detalle extremo ese universo de Iris, subvertido por la potencial presencia de un nuevo deseo, de un nuevo amor, de sentirse elegida, observada, deseada y amada.

El guion y la dirección aciertan en el tono amable con el que narran la historia sin caer en clichés ni dramatismos pero dispuestos jugar con cada pequeño detalle para pintar a los personajes y en esa forma de ahondar en la psiquis de cada uno de ellos para que resulten cercanos y reales.

Susana Pampín, una actriz con una extensa trayectoria teatral (su unipersonal “Actriz” es de una exquisitez única y sus recientes participaciones en “Tarascones” “Arde brillante en los bosques de la noche” o “El tiempo todo entero” hablan de su ductilidad para abordar las más diversas creaciones) y a la que el cine, indudablemente le debía este maravilloso protagónico (luego de sus participaciones en “La luz incidente” “Hija única” y “Cetáceos”, entre otras), se apodera de una forma tan magnética de esta Iris que es imposible imaginarla en el cuerpo y la voz de otra actriz que no sea ella.

Sus miradas, sus silencios, sus pequeñas mutaciones, le van dando una riqueza tal al personaje, que acompañan perfectamente a la madurez del planteo de Paonelli.

Camila Plaate le aporta a Maia todo el desborde, la candidez y la frescura que el personaje necesita y Eva Bianco como Jackie vuelve a entregar un secundario lleno de matices y queda claro porqué es una de las actrices más interesantes dentro del cine independiente.

Como si todo esto fuese poco, el conjunto de actrices que compone el grupo de amigas, vuelven a subrayar el meticuloso trabajo de dirección que logra un compacto equipo donde se lucen Victoria Carreras, Mónica Gonzaga, Daniela Pal y Elvira Onetto. “MARGEN DE ERROR” es una historia de amor en tono de comedia, que hasta tiene sus momentos de enredos alocados además de otros, más profundos, en donde gana la reflexión y la introspección.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar