Cuál es la forma en que mayoritariamente ves películas?
 
Tenemos 61 invitados conectado

“The fault is in our stars” (Bajo la misma estrella): el amor al borde de la muerte

the_fault_1_Ew

El suceso “The fault in our stars” está llegando a salas porteñas y debo decirles que esta adaptación cinematográfica dela pieza literaria de John Green, no defraudará a seguidores y fans del escritor. Recordemos que este best seller no es sólo una novela de ficción, sino que aborda cuestiones delicadas en cuanto a cómo enfrentarse, teniendo poca edad, a una de las situaciones más críticas para el ser humano: lidiar con una muerte segura.

Hoy, este libro se encuentra traducido en muchísimos idiomas y ha generado una legión de adeptos que comparte pensamientos, frases de autoayuda e intercambia impresiones acerca de la fuerza del amor y el valor de enfrentarse con hidalgía, a lo inevitable.

En este caso, “Bajo la misma estrella” (título local que no es traducción exacta), está a mitad de camino entre la premisa de vivir el momento, dejarse llevar por el amor en este presente único (entendiendo que lamentarse por lo inmodificable es fútil y hay que vivir lo que está a nuestro alcance) y dejar una huella, ser recordado, por las acciones que uno lleva a cabo en este pasaje material que es la vida misma.

Hay aquí entonces un crossover que le da un sentido particular al material que se pone en juego, rico para el análisis e intenso en emociones fuertes. Por qué? Hazel Grace (Shailene Woodley) es una sobreviviente.Tiene 16 años y lucha contra el cáncer desde pequeña, cuando su tiroides enfermó y la enfermedad se expandió hacia sus pulmones. Un tratamiento experimental la salvó, pero su salud es frágil y porta asistencia respiratoria permanente para poder vivir.

the_fault_2_Ew

Ella es una chica dulce, preocupada por el desgaste que su lucha produce en sus padres y deseosa de complacerlos, dado que percibe su dolor (dice en un momento, que “más duro que tener cáncer, es tener un hijo con cáncer”).Siendo única hija, es el centro neurálgico de su familia. Cierto día, su mamá (Laura Dern), la invita a un grupo de autoayuda entre adolescentes que han sufrido, o atraviesan, la misma circunstancia.Es allí donde conocerá a Augustus (Ansel Elgort), un jovencito muy sagaz, que perdió parte de su pierna por el cáncer, aunque, actualmente está sin síntomas y con ganas de recuperar el tiempo perdido.

El impacto será inmediato. Hazel, condenada a no relacionarse con las personas porque sabe que en cualquier momento la enfermedad puede llevarla en poco tiempo a la muerte, quedará impactada por la energía y ternura de Augustus, quien intuitivamente descubrirá la puerta de entrada al corazón de la adorable adolescente, que carga con el tanque de oxígeno portátil a todos lados.

Detalle a tener en cuenta. No, no será una relación sencilla. Pero al mismo tiempo, se transformará en una historia de amor en el límite. Fronteriza con la muerte. Hazel y Augustus intercambiarán libros favoritos y eso dará pie a una aventura interesante. El libro de cabecera de nuestra protagonista se llama “An imperial affliction” y si bien es una ficción, la ha movilizado mucho y afecta la manera en que percibe y enfrenta al cáncer en su vida. Es así que Augustus decide contactar al escritor, que vive en Amsterdam (Williem Dafoe) y para sorpresa de todos (es muy reservado y poco se sabe de él desde que se mudó al exterior), el autor acepta recibirlos y evacuar sus dudas con respecto al destino de los personajes de la obra.

Sin anticipar más, el viaje cambiará sus vidas y desde allí y hasta el final, la tierna historia de esta pareja iniciará una montaña rusa de emociones encontradas, capaz de movilizar hasta al espectador más imparcial… Josh Boone ya sabe cómo retratar con precisión el mundo adolescente (lo demostró en The Spectacular Now, que no fue estrenada en nuestro país) y aquí demuestra que es un tipo talentoso para describir las sensaciones que producen, el primer amor (en cualquier condición en la que te encuentres), los vaivenes de la relación padres-hijo y la desesperación por aferrarse a la vida, en toda su magnitud.

the_fault_3_ew

En estrictos términos fílmicos, hay que decir que “The fault is in our stars” (que hace referencia a una línea en el texto de “Julio César” de Shakespeare), es una propuesta muy áspera para el espectador promedio, ya que ataca su emotividad a partir de la segunda hora de una manera, feroz. El film no da cuartel cuando entra en su etapa decisiva y Boone no se ahorra recursos para ahondar en esa línea. Desde esa perspectiva, la llegada del mensaje está asegurada, el precio, quizás, sea demasiado alto. Sin suficientes carilinas a mano, es difícil salir del cine en una pieza.

Sí, destila humor y fina ironía en la manera en que juega con los clichés típicos de la enfermedad y nos presenta dos protagonistas queribles y cercanos. Sin embargo, el problema es que nada es demasiado estable y el director elige instalarnos en la sala de emergencias demasiado seguido y ese constante ir y venir conspira contra el ritmo natural de la trama.

Hay una abrumadora cantidad de situaciones complejas y no todas se pueden procesar a la velocidad propuesta. Nada hay que decir con las actuaciones de Woodly y Elgort, ámbos están estupendos y tienen la ductilidad necesaria para atravesar cualquier estado emotivo. La banda de sonido cada quince minutos (aproximadamente) aporta algún track meloso y el resto de los rubros técnicos están bien.

Dern hace una gran madre (es su mejor trabajo en mucho tiempo) y hasta Defoe, en su pseudo cameo, está creíble. El resultado es una más que aceptable recreación del espíritu de la obra de Green, potenciada con el arsenal de recursos audiovisuales que Boone sabe manejar a la perfección.

Extensa, despareja y movilizante. Eso sí, hay que ver “The fault in our stars” en un día óptimo, en buena compañía y con mucha entereza, no es una cinta romántica de teens, nada más. Es un viaje. Ir advertidos.

Anexo de Critica por Patricia Relats

Cada vez que pensamos en películas que tratan el tema del cáncer nos encontramos con la figura paterna (en su gran mayoría, claro) o materna, pero es imposible de pensar presentar a chicos o adolescentes con esta enfermedad sin que se nos encoja el alma. Tal vez porque en el fondo todos queremos negarnos que pasa pero la verdad es que de muchos ejemplos que he visto (y lo digo recordando la impecable 50/50) esta logra capturar algo de luz que no vi en las demás.

Bajo la misma estrella es la historia de Hazel, una chica con cáncer de tiroides que se expande al pulmón desde sus 11 años que se siente a sí misma como una granada a punto de estallar y reventar a todos a su alrededor. Su peor miedo no es morir, porque sabe que llegará dado el pronóstico que tiene, su peor miedo es que sus padres y sus afectos no puedan seguir con su vida después de que ella no esté.

the_fault_4_ew

Hazel es una chica inteligente, crítica y que sabe su lugar en el mundo. En su deseo de que salga de su encierro, su madre la lleva a un grupo de apoyo para adolescentes con cáncer en orden de que compartir experiencias la saque un poco de su naturaleza ermitaña. En este grupo Hazel conoce a Gus, un ex atleta con un cáncer de huesos que se obsesiona con ser recordado, con que su paso por el mundo no haya sido lo mismo que nada.

Estos dos chicos juntos van a hacerle frente a su destino fatídico pero sin perder las ansias de experimentar el amor, la ilusión, las risas. Porque después de una vida en hospitales, entre doctores y tubos de oxígeno, se merecen tener un gusto de lo bueno de la vida antes de dejarla. No soy fan de Shaileene Woodley (que interpreta a Hazel) sobre todo después de haberla visto en "Divergente", pero la verdad es que logra tener esa alma y mirada entre incrédula e irónica que consigue mucha empatía con el espectador.

the_fault_5_Ew

Ansel Egort (que interpreta a Gus y a quien tampoco quiero mucho después de ver en Carrie) funciona como contraparte de Hazel en el sentido de que aparece como un adolescente no del todo consciente de las consecuencias de su enfermedad, que se cae a pedazos lentamente. Me resultaron sumamente queribles los personajes sin esperar serlo.

Por otro lado, Willhem Dafoe interpreta a un autor que no puede salir de su dolor y, si bien se presenta como el villano, honestamente no llegás a odiarlo. Creo que logra transmitir un dolor no dicho, imposible de expresar que termina causando un efecto más humanizador que muchos recursos a los que se podría haber apelado. Josh Boone, en esta, la segunda película que dirige después de “Stuck in love”, nos da ese ambiente cálido y soñador por la lógica de que todos sabemos que el fin está cerca, pero no por eso mientras estamos, no tenemos que bailar. Tremendamente tierna. Y tengan todos los pañuelitos a mano.

Comentarios  

 
0 #1 nayeli 13-11-2015 17:56
Es una de mis películas de las cuales amo mas
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar